Ventajas de la gimnasia en la tercera edad.

Ventajas de la gimnasia en la tercera edad

Ventajas de la gimnasia en la tercera edad

Hacer ejercicio siempre es saludable a cualquier edad, pero cuando llegamos a la vejez, la práctica del ejercicio conlleva una serie de ventajas adicionales que ayudarán a nuestro cuerpo, y a nuestra mente, a mantenerse saludables más tiempo. Puede que cuando tienes cierta edad se te haga muy pesado hacer ejercicio, o piensas que no puedes porque te cuestan determinados movimientos, pero la gimnasia en la tercera edad es un esfuerzo que vale la pena y hasta se convierte en algo divertido.

Realizar gimnasia en la tercera edad es la principal forma de abandonar el sedentarismo en el que caen las personas adultas. Sus beneficios no son sólo físicos, sino también sociales, ya que ayuda a las personas mayores a relacionarse con los demás, evitando de esta forma un factor tan presente en nuestros días en la gente mayor como la soledad. Y a nivel mental mejorará el optimismo de la persona con las endorfinas liberadas por el ejercicio, a la vez que ayuda a retrasar el envejecimiento del cerebro y la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

Principales beneficios de la gimnasia en la tercera edad

Mayor flexibilidad: con la edad vamos perdiendo flexibilidad y capacidad de movimiento de nuestras articulaciones. Eso es una realidad, como lo es que la gimnasia en la tercera edad y la flexibilidad van de la mano. Las clases de gimnasia ayudan a las personas mayores a mejorar su flexibilidad. La flexibilidad y el movimiento suave son cruciales para la salud en general y permite a las personas mayores ser más autosuficientes. Y, sobre todo, al mejorar la flexibilidad y movilidad se reduce el riesgo de caídas y lesiones.

Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas: la gimnasia en la tercera edad, como cualquier tipo de ejercicio, mejora la resistencia cardiovascular y ayuda a la circulación de la sangre. En la edad adulta esto se traduce en reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Asimismo, disminuye el riesgo de tener diabetes e hipertensión.

Reduce la pérdida de densidad ósea: Uno de los problemas a los que se enfrentan las personas mayores es la pérdida de densidad ósea, que hace que nuestros huesos sean más frágiles. La gimnasia en la tercera edad reduce el riesgo de osteoporosis y con ello la posibilidad de sufrir fracturas de huesos en un futuro.

Reduce la pérdida de masa muscular: con la edad las personas también vamos perdiendo masa muscular. Este proceso se acrecienta si no realizamos ejercicio. Obviamente con la gimnasia en la tercera edad no vamos a ejercitar o aumentar nuestra fuerza, pero sí detenemos o ralentizamos ese proceso de pérdida de músculo que luego hace que nos sintamos más débiles o que se reduzca nuestra movilidad.

Ayuda a mantener un peso corporal adecuado: con la edad y la vida sedentaria quemamos menos calorías. Además, nuestro metabolismo es más lento, por lo que no gastamos tanta energía, y tendemos a acumular grasas. Uno de los problemas a los que se enfrentan las personas mayores es el aumento excesivo de peso y las enfermedades que ello lleva aparejado (cardiovasculares, diabetes, etc). La gimnasia en la tercera edad ayuda a controlar mejor el peso y rebaja la proporción de grasa corporal en nuestro cuerpo. Es importante no caer en la obesidad cuando somos mayores porque eso supone agravar otras patologías que pueden salir o podemos tener, y la mejor forma de combatir el sedentarismo es con ejercicio. Asimismo, realizar ejercicio asiduamente en la tercera edad ayuda a mejorar el equilibrio metabólico y con ello el propio peso.

Ayuda a controlar el colesterol: el colesterol LDL o ‘malo’ es uno de los problemas más frecuentes de las personas mayores. No es raro que a determinada edad se tenga que tomar pastillas o ciertos productos para bajar los niveles de colesterol. Una forma muy sencilla de ayudar a reducirlo, además de llevar una dieta equilibrada, es con gimnasia en la tercera edad.

El mejor sitio en Bilbao para realizar gimnasia para la tercera edad es Gimnasio Santutxu

Si estás convencido de las ventajas de practicar gimnasia en la tercera edad, lo que hay que hacer es encontrar el sitio adecuado para practicarlo. No todos los gimnasios están preparados para personas mayores o tienen personal que te ayude en los ejercicios. Si buscas un gimnasio en Bilbao que tenga clases específicas para personas mayores, ven a Gimnasio Santutxu. Disponemos además de entrenadores personales que adaptarán el ejercicio a tus limitaciones, objetivos y condición física. Nuestras clases son con poca gente para que puedas hacer los ejercicios correctamente. Asimismo, también disponemos de otras disciplinas como pilates, GAP, cardio yoga, etc, si te animas a probar otras cosas. Nos encontramos en C/ Sagarminaga, 6, en Bilbao y disponemos en la misma ubicación del centro de baile urbano DENA BILBAO.

[ssba]

También te puede interesar

Deja un comentario