El yoga y los ejercicios cardiovasculares, un binomio perfecto.

yoga y ejercicios cardiovasculares gimnasio santutxu

El yoga y los ejercicios cardiovasculares, un binomio perfecto

La práctica del yoga está cada vez más extendida entre aquellas personas que buscan una mejora física y un rendimiento adicional en sus ejercicios de cardio.

El desarrollo de la mente y el cuerpo de esta disciplina está muy ligado al relanzamiento del rendimiento cardiovascular y a la prevención de lesiones. Si practicas yoga, comprobarás cómo tu elasticidad, resistencia y equilibro mejoran notablemente, redundando en tus ejercicios cardiovasculares.

El yoga es una forma de acondicionamiento físico y mental completísimo en el que incrementas de forma directa tu flexibilidad, postura, resistencia e, incluso, la relajación, muy necesaria cuando haces cardio.

Los beneficios del yoga en el cardio

Con todo esto, ya existen disciplinas que implementan combinaciones específicas de yoga y cardio, donde se incide en ejercicios específicos de intensidad elevada multiplicando sus efectos beneficiosos. El cardio-yoga ha llegado para quedarse.

La respiración es una de las bases en las que te debes fijar cuando haces yoga. Está ligada a la limpieza espiritual, puesto que aporta oxígeno a tus células y aumenta tu vitalidad.

A estas alturas quizás ya sepas que se movilizan varias técnicas de respiración, las llamadas Pranayamas. Te dotan de una mayor capacidad pulmonar, respiras mejor y obtienes mayor resistencia en los esfuerzos físicos que requiere el cardio. A su vez, también tiene relación directa con la recuperación de tu cuerpo al ritmo habitual, tanto físico como mental.

Otro de los beneficios está en tus pies y en tus músculos isquiotibiales, dado que al hacerse descalzo te posibilita estirarlos y fortalecerlos en cada una de las posturas o Asanas.

Está claro, por tanto, que el yoga guarda una vinculación directa con el cardio al lograr un gran desarrollo de los músculos y de las posturas. Propicia su corrección y hace que se mitiguen las molestias que, en ocasiones, se producen en el cardio al tener una mala postura fruto del cansancio. Regenera el flujo sanguíneo y favorece la prevención de problemas vasculares, así como el alivio del tren inferior.

Otra de las ventajas es de índole mental, puesto que te ayuda a que tu concentración sea mucho mayor. Las distracciones durante la práctica del cardio hacen que no te centres en tu cuerpo y en las sensaciones que experimentas, generando un mayor cansancio. En consecuencia, el yoga es la forma de reconectar con tu cuerpo, de ser más consciente y de escucharlo, lo que resulta esencial porque esas mismas distracciones pueden llegar a mermar tu rendimiento.

Existen algunos cálculos que señalan que la quema de calorías durante la práctica del yoga es de en torno a 7 kcal/min. En otras palabras, algo más de 500 calorías por hora. Así que ya sabes, súbete al carro del cardio-yoga y despega.

[ssba]

Deja un comentario